sábado, 31 de agosto de 2013

LA IRONÍA NO SIEMPRE ES LIBERADORA

Estuve leyendo Conversaciones con David Foster Wallace, donde el escritor estadounidense dice algunas cosas piolas sobre cierta capacidad tiránica, incluso corrosiva, del uso de la ironía en nuestra moderna sociedad de consumo.

Casi desde antes de nacer, hemos sido bombardeados por mensajes plagados de giros sarcásticos, conductas cínicas e ironías disfrazadas de autenticidad. Nos criamos viendo programas muy buenos, como Los Simpsons, Padre de Familia o South Park; aunque alguna vez, la atracción adolescente por el sarcasmo nos pudo hacer pensar que personajes como Pettinato o Lanata eran tipos piolas.

Sin embargo, para Wallace, la ironía estadounidense se basa en no tomarse los sentimientos demasiado en serio, lo cual puede ser corrosivo más que liberador. En cierto modo, el uso de la ironía refiere a la sugerencia de que "no estoy diciendo en serio lo que estoy diciendo".

La ironía actual usualmente esconde "el terror de parecer sentimental o melodramático o manipulativo de una forma anticuada. (...) Mientras se finge que la ironía en sí misma no es manipulativa, se utiliza rigurosamente para vender productos".

En fin, los dejo con dos citas que me dejaron pensando:


"El sarcasmo, la parodia, el absurdo y la ironía son formas geniales de quitarle la máscara a las cosas para mostrar la realidad desagradable que hay tras ellas. El problema es que una vez desacreditadas las reglas del arte, y una vez que las realidades desagradables que la ironía diagnostica son reveladas y diagnosticada, ¿qué hacemos entonces? La ironía es útil para desacreditar ilusiones, pero la mayoría de las ilusiones desacreditadas en los Estados Unidos ya se han hecho y rehecho. Una vez que todo el mundo sabe que la igualdad de oportunidades es una bobada, ¿qué hacemos ahora? [...] Aparentemente todo lo que queremos hacer es seguir ridiculizando las cosas. La ironía posmoderna y el cinismo se han convertido en un fin en sí mismas, en una medida de la sofisticación en boga y el desparpajo literario. Pocos artistas se atreven a hablar de lo que falla en los modos de dirigirse hacia la redención, porque les parecerán sentimentales e ingenuos a todos esos ironistas hastiados. La ironía ha pasado de liberar a esclavizar. Hay un gran ensayo en algún sitio que contiene una línea acerca de que la ironía es la canción del prisionero que llegó a amar su jaula" (David Foster Wallace)

La otra es del Corvino:

Radiohead me salvó de Pergolini. Una vez lo escuché reírse de “No Surprises”. No recuerdo por qué, lo consideraba un bajón o algo así, seguro que prefería Limp Bizkit. Y ahí pensé: “Este tipo es un idiota”. Evaluación que fue comprobada a través de los años. Hoy pienso que Pergolini le hizo mucho más daño a la cultura que Tinelli. Soy de los que creen que alguien con un micrófono y una gran audiencia tiene cierta responsabilidad. Pergolini les vendió mierda a sus fans haciéndola pasar por un producto inteligente y elaborado. Detrás del envoltorio cool se escondían la misoginia, la homofobia (pregúntenle a Leo García), la anti política, el clasismo y la música mala. ¿Existe algo más ridículo que hacer compilados de funk y reggae? ¿Cuál era el gran avance de Cuatro Cabezas? ¿Mover rápido la cámara? ¿Ponerse anteojos de sol? “Ruocanpop, exclusivo ruocanpop”. Qué pedazo de tilingo, por dios. Por si fuera poco, llenó el espectro mediático de discípulos, conductores cancheros que no saben nada pero se ríen de todo, mientras ejercen un cinismo propio del colegio Secundario. Tinelli, en cambio, no engañó a nadie, jamás pretendió aparentar más de lo que era. Era una mierda en 1990. Es una mierda ahora. Y dentro de 20 años también.

18 comentarios:

  1. Como sé que nadie va a comentar, me autocomento (?). Es cierto que la ironía tiene un potencial liberador, como puede ser el no tomarse a uno mismo demasiado en serio. También ha sido ejercida por Sócrates, según nos lo cuenta Platón, entre otros tantos pensadores. El tema es que, hoy en día, no hace falta hacerle demasiada propaganda. Por eso me parecía que la cita de Wallace introduce un matiz interesante, como para torcer la vara un poco, así el árbol de la vida (WTF?) no crece tan torcido.

    ResponderEliminar
  2. Me encantó este post. No suelo comentar nunca, pero te leo "en las sombras".
    Me dieron ganas de leer algo de Foster Wallace,
    Male

    ResponderEliminar
  3. Hay una ironía contra los poderosos y hay una ironía de campo de concentración contra los débiles y los necesitados.

    ResponderEliminar
  4. Me gusta mucho el post pero no comparto con del Corvino... al menos no del todo... Pergolini hizo cosas buenas como "algo habrán hecho" y "el gen argentino"(auqnue el formato era de otro país lo trajo él) no podés comparar eso con la miedra de Tinnelli...es verdad lo que vos decís que "la atracción adolescente por el sarcasmo nos pudo hacer pensar que pelotudos como Pettinato o Lanata (y también Pergollini) eran tipos piolas". Pero creo que en general no se puede descalificar TOOOODO lo que hizo... obviamente con la mirada de hoy es muy fácil hablar pero en ese momento no se estaba haciendo nada parecido en la tv y no se si se dieron cuenta pero a partir de ese momento explotaron las series históricas que le copiaron bastante...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coincido en que uno no puede descalificar TODO lo que hizo. Con el Corvino comparto la inquina contra Pergolini. Es un tipo que hace rato me cae mal. Todavía recuerdo cuando llamó a la Casa Rosada haciéndose el adolescente rebelde, y cuando Menem lo atendió no sabía qué decir.
      Muy posiblemente tengas buena parte de razón, no lo sé.. no soy muy conocedor de sus productos.

      Eliminar
    2. Yo tampoco creo que se tenga que descartar todo lo que hizo Pergolini. En ese párrafo exagero y pongo demasiado énfasis. Saludos.

      Eliminar
    3. Humildemente me permito disentir acá: no creo que programas de entretenimiento como "Algo habrán hecho" o "El Gen Argentino" hayan aportado algo que permita valorizar en algo el trabajo de Pergolini. Por un lado, porque al igual que los productos más flagrantemente estúpidos, termina apostando siempre al lugar común y la ubicuidad para cerrar una idea o un bloque, que para el caso es lo mismo. Por otro, desconfío mucho del "análisis" histórico basado casi exclusivamente en elementos anecdóticos, que por tal termina siendo necesariamente falaz, reduccionista y empobrecedor. Aclaro, por si hace falta, que Pergilini me parece un sobrado idiota, por lo cual no puedo evitar decir lo que digo.

      Eliminar
  5. Es un post necesario, más cuando la ironía es un producto de consumo masivo en estas tierras. ¿Tendrá algo que ver con la conciencia de la opresión? Qué se yo.
    Lo que dice el Corvino es muy cierto. Me pasó algo parecido, aunque no me haya salvado Radiohead, como a él. Supongo que la comprobación empírica es que le tengo más bronca a Pergolini y CQC por habernos engañado (me pasa algo parecido con la Revista Rolling Stone, que curte la misma onda. Alguna vez hablé de eso ante un retorno televisivo cecucesiano (!)) que a Tinelli por no haberlo hecho, ja.

    Y ya que hablamos de Tinelli, no-abrazo de gol de SanLorenzoylarep... ¡¡Bergoglio!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojo Richardinho, que Boquita está mejorando y River cada vez juega más pior!

      Eliminar
  6. Rodrigo:
    Desde hace algún tiempo que tengo postura tomada sobre lo que considero un abuso en el uso de ciertas figuras retóricas. Acá te dejo un intento de deconstrucción que hice allá por 2009 (cómo pasa el tiempo, taqueloparió..) cuando comencé a percibir que comenzaba a ponerse de moda entre la blogósfera la idea de que no practicar este uso - abuso de ciertas figuras retóricas y ser un pelotudo son practicamente sinónimos.
    Por supuesto, en su momento me encargué bien de guardar que dicho blog era de mi autoría.
    Lo curioso (o no) de todo el asunto es que tuvo más éxito (en términos de visitas) que mi otro blog.
    http://blogsdelagente.com/martinpelaez1/2009/09/17/leccion-3-ninguneo/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cosmo, hace mucho no te "veía". Abrazo grande, luego pispeo el link!!

      Eliminar
  7. muy justo el post, gracias por traducir un sentimiento de manera tan clara

    ResponderEliminar
  8. Gran posteo y gran blog, desocupado. Yo tambien te leo en las sombras y me cuesta comentar pero este post me saco de la modorra. Pensar a Pergolini como un pelotudo es propio de la evolucion (cultural, intelectual) de uno, o sea, no solo influye la pose de falso transgresor (ironista le queda grande), que con el tiempo se va haciendo mas y mas patética, sino tambien el nivel pauperrimo de consumo cultural que difunden él y sus adlatares: bien conservador y respetuoso del status quo consagrado. Si lo mejor que escuchaste en tu vida es Pearl Jam o Bob Marley, o tenes 14 años o sos un mediocre/nabo como crítico y tenes un tapón de cera importante en cada oreja.

    Abrazo.

    Polkiani.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Polkiani. Aunque no nos conocemos (no conozco a casi nadie de quienes comentan, porque mis amigos no me leen ni que les pague, los muy hijos de puta jajaja), te mando un abrazo!

      Eliminar
  9. Agradezco el posteo y ambos extractos. Debo decir que coincido plenamente en casi todo lo expuesto. Años atrás tenía la costumbre de regodearme en la ironía, hasta que llegué a un punto de hartazgo que creo se emparenta con lo expuesto. También me resultó esclarecedor en ese sentido observar como se movían algunos sujetos supuestamente "agudos" que utilizaban al cinismo como recurso casi exclusivo: no llevó mucho tiempo observar el descascaramiento que dejaba a la vista a un bípedo triste sin más herramienta que esa para entretener al respetable, crearse un personaje social y rajarle a una extensa soledad. Eso no deja lugar ni para la lástima.

    ResponderEliminar