miércoles, 18 de abril de 2012

KIRCHNER, YPF Y LOS NOVENTA


No soy un experto en el tema YPF, aunque mi viejo trabajó ahí por más de treinta años, con lo cual la nacionalización parcial que anunció Cristina Kirchner me toca el corazón (y no porque sea un nacionalista fanático ni mucho menos). Incorporo la interesante editorial de Reynaldo Sietecase:

http://www.reynaldosietecase.com.ar/2012/04/18/editorial-sobre-ypf/

Leo el siguiente comentario en La Nación, de parte de alguien que se llama así mismo “46 por ciento”:

"Estatizar (robar),matar, amedrentar, pelear, polemizar, pe.lotudear, chicanear, versear, mentir, delinquir, desoir, y toda la gama de verbos de m... es todo lo que saben hacer los KK. Fuera estos ladrones que pretenden ser los representantes de los ciudadanos. LO SERAN DEL 54% DEL POPULACHO ignorante y corrupto que los voto. Ojo aun hay 46% que piensa que la Constitución Nacional y la Republica son mas importantes que esto marxistas”.

Naturalmente, creo en el enriquecimiento espiritual a través del intercambio de opiniones con personas racionales que piensan distinto a uno. Dos de los enemigos principales de todo pensamiento son el maniqueísmo y la pereza mental. Ahora bien, ¿se puede intentar debatir de política con alguien como Don 46%? Me parece imposible, la única solución es dejarlos solos escupiendo veneno.

Hay personas que creen que uno apoya al gobierno porque: a) es un canalla; b) es un idiota; c) es un estúpido; d) es un ignorante; e) es un cínico y/o f) es un ingenuo. Por supuesto que uno puede estar equivocado, no lo niego.

Hay un anónimo, que se debe creer la vanguardia iluminada, que me trata como si yo fuese un pelotudo:


Pero en todo caso, en penoso ver a los giles como vos, a quienes les muestran la tapa de P/12 y ven la banderita argentina y el escudillo viejo de YFP con la albiceleste y ya se le llenan los ojos de lágrimas y creen que no vale la pena discutir nada más. Mucha gente entiende que este gobierno contribuye propagandísticamente a generarse una mística de izquierda y lucha social que hace que gansos como vos no le critiquen nada y esperen deseosos de enterarse cuál es el próximo paso en el programa de liberación nacional del pueblo en la próxima cadena nacional. Cristina en 2016 va a decir que la minería a cielo abierto queda prohibida bajo parámetros actuales y que va a expropiar las minas para una compañía pública que garantice la no-contaminación. Y los mismos boludos van a aplaudir y sentirse liberados como nunca. ¿Para qué discutir sobre políticas progresistas si ya elegimos a la persona más progresista de argentina como presidente? Ya está.
En fin, es difícil discutir de política en la Argentina. Entiendo que en estos nueve años se han hecho cosas mal, algunas muy mal, como la política de transporte. Pero no me quiero desviar...

Me permito citar dos fragmentos de Raymond Aron, en su introducción a El Político y el científico, de Max Weber:

"El hombre de acción es el que, en una coyuntura singular y única, elige en función de sus valores e introduce en la red del determinismo un hecho nuevo. Las consecuencias de la decisión tomada no son rigurosamente previsibles, en la medida en que la coyuntura es única. Sólo hay previsión científica en las sucesiones de acontecimientos que pueden repetirse o, dicho en otros términos, sólo hay previsión científica respecto de las relaciones derivadas de lo concreto y elevadas a un cierto nivel de generalidad".

En política, obrar razonablemente no es honrar la verdad eterna e inmutable, ni seguir los dictados del conocimiento científico, sino adoptar, después de haberlo meditado, la decisión que ofrezca más probabilidades de conseguir el fin que se pretende.

"Entrar en política es participar en conflictos en los que se lucha por el poder: el poder de influir sobre el Estado y, a través de él, sobre la colectividad. Al mismo tiempo, queda un obligado a someterse a las leyes de la acción, aunque sean contrarias a nuestras íntimas preferencias y a los diez mandamientos; se concluye un pacto con los poderes infernales y se queda condenado a la lógica de la eficacia".

Y otro fragmento de Aron que me parece central, y que se aplicaría al propio gobierno si en lugar de gobernar hubiese perdido las elecciones:

"No existe ni un solo ejemplo de oposición que no utilice frente al Gobierno argumentos injustos o mendaces  que consisten en reprocharle no haber logrado éxitos que nadie hubiera podido lograr o haber hecho concesiones que nadie hubiera podido evitar".

No digo que la cita se aplique estrictamente a lo que se hizo con YPF en estos últimos nueve años, donde seguramente se han hecho cagadas muy grandes. El tema con Eskenazi fue nefasto. No sé... no tengo la posta.

Retomando, algunos piensan que la palabra “gorila” está perimida. Pues no estoy de acuerdo: me parece que el gobierno de Néstor y Cristina Kirchner hizo surgir una nueva forma de gorilismo, tanto por izquierda como por derecha, aunque hoy los tiempos sean otros. También es cierto que hay talibanes K que justifican hasta las cagadas más grandes que se pueda mandar el gobierno. ¿Y qué es un gorila?

Remito al siguiente post:


En fin, no me quiero seguir extendiendo. Rescato un fragmento de Fidanza, sobre la decisión de expropiar el 51%:

“En ese marco, poco le queda por hacer a la oposición, salvo esperar que baje la espuma. La búsqueda en el archivo de las contradicciones de los Kirchner en la historia de YPF no deja de ser un divertimento menor, frente a la dimensión del paso dado. Si la política fuera la historia de las coherencias casi no habría política”.

Me gustó también el siguiente artículo de un tal Bruno Bimbi, un periodista que parece bastante piola. Finalizo el post citando el artículo de Bimbi in extenso, porque comparto bastante lo que dice, y porque no tengo ganas de pensar por mí mismo (no le mintamos a la gente =P). En todo caso espero enriquecerme con el aporte de quienes no piensan lo mismo en los comentarios:

“Desde que tuiteé por primera vez expresando mi alegría por el anuncio de la Presidenta, que envió al Congreso un proyecto para recuperar YPF bajo control del Estado, recibí varias réplicas que me “recordaban” que Néstor y Cristina Kirchner apoyaron la privatización en los noventa y no habían nacionalizado YPF hasta ahora (?), como si viviera en una nube de pedo y no me hubiera enterado. Algunos, con más detalle, me recordaban que Parrilli fue quien defendió la privatización en el Congreso. Ah, mirá vos, no sabía, estaba en Marte en esa época. Entonces, razonan algunos, los kirchneristas son unos hipócritas y quienes apoyamos medidas como esta no tenemos memoria. He leído que esa ha sido, palabras más, palabras menos, la misma lectura de algunos políticos de la oposición. Me parece una lectura bastante mediocre.

El segundo argumento es el menos atendible: criticar una decisión correcta porque no se tomó antes me parece un ejercicio de masturbación intelectual. Las respuestas podrían ser de lo más variadas: antes no estaban dadas las condiciones políticas y/o económicas, antes había otras peleas que dar y no se pueden dar todas juntas, antes no era el mejor momento interno o externo o, simplemente, antes el gobierno no quería, no pensaba que fuera necesario, tenía otras hipótesis de trabajo o no había madurado la decisión de hacerlo. O cambiaron de opinión y punto (ay del gobierno que no sea capaz de hacerlo). O, ponele, lo hacen porque son unos oportunistas. A los efectos prácticos, me importa poco, me parece una discusión irrelevante (Quienes leyeron mi libro “Matrimonio igualitario” recordarán lo que digo, sobre la misma crítica, con relación al apoyo del gobierno a esa ley, en el capítulo titulado “K o no K”).

Lo importante es que ahora lo están haciendo y es, en mi opinión, la decisión correcta, la mejor para el país, como lo fue nacionalizar los fondos de las AFJP, reformar la Corte, apoyar el matrimonio igualitario, renegociar la deuda, impulsar la derogación de la obediencia debida y el punto final y la reapertura de las causas contra los genocidas del Proceso, reposicionar al país en el contexto latinoamericano, reformar la ley de medios, aprobar la AUH, etc. Varias de esas y otras decisiones que aplaudo también fueron criticadas porque no lo hicieron antes, porque eran proyectos de otros, porque antes no habían asumido públicamente esa bandera o porque antes fueron socios políticos de un gobierno que hizo lo contrario. Cierto, pero irrelevante. Creo yo que a un gobierno se lo juzga por lo que hace, no por la especulación filosófica sobre por qué no lo hizo antes, por qué lo hace justo ahora, con qué motivaciones profundas, o qué pensaba sobre la posibilidad de hacerlo cuando no tenía la posibilidad, porque no era gobierno. Y creo que cada medida se juzga por la medida en sí, interrelacionada con las demás medidas que forman parte de la política de ese gobierno, en el contexto del momento en el que se toman, teniendo en cuenta las condiciones políticas e identificando, en el marco general, una dirección más o menos coherente que va para un determinado lado. Y no por el archivo de TVR o 678.

Eso no invalida las críticas por lo hecho o lo no hecho antes, así como no invalida las críticas por lo que se hace mal ahora, que yo también hago cuando lo creo necesario. Pero el argumento “Los Kirchner, en los noventa…” para criticar al gobierno de Cristina, modelo 2012, me parece una boludez. ¡Es seissieteochismo a la inversa! Y como yo quiero un kirchnerismo sin 678, lo mismo les pido, por coherencia, a los antikirchneristas. El recorte de archivo es una herramienta útil para la chicana y para la televisión, que muchas veces se parece a la chicana, pero pocas veces es un buen argumento para analizar la política en serio, en el mundo real. 678 recorta arbitrariamente fragmentos discursivos descontextualizados, los edita, los coloca en otra línea de tiempo y los asocia a otras situaciones de enunciación para producir un efecto fácil en el espectador. Es un show repetitivo por el método y poco serio por el contenido, que busca descalificar a ciertos enunciadores (los mismos a los que, quizás, el propio 678 elogió antes, mordiéndose la cola) más que discutir sus discursos.

En los noventa, yo estuve en contra de la privatización de YPF — es más, milité en contra, como milité en contra de prácticamente todas las políticas del menemismo, con la única excepción, que recuerde ahora, de la abolición del servicio militar obligatorio. Por lo tanto, en su momento también estuve en contra de la posición de los Kirchner sobre YPF y otros temas (aunque, seamos memoriosos, Néstor y Cristina se opusieron a muchas otras medidas del menemismo y fueron considerados enemigos por Menem, aunque, por la lógica interna del peronismo, no hayan sacado los pies del plato). Si nos vamos a poner a hacer un juicio histórico, diría que la posición del entonces gobernador de Santa Cruz fue equivocada y mala para el país. Entre otras cosas, por eso no lo voté a Néstor en el 2003. Pero después el tipo llegó al gobierno e hizo buena parte de las cosas que yo esperaba que otros, a los que les creía por su trayectoria, hicieran. Chacho había estado en contra de los noventa sin fisuras y desde el principio, pero después, en el gobierno, convalidó mantener la convertibilidad, apoyó la ley Banelco (sí: estuvo en contra de que usaran la Banelco para aprobarla, pero apoyó la ley) y fue a buscar a Cavallo para que salvara al país. ¿Entonces? A Chacho sí lo voté, y con él, a De la Rúa. ¿Con qué derecho voy a decirle ahora a Cristina que ella no tiene derecho a hacer lo que a mí me parece bien y hace años espero que alguien haga porque, en los noventa, no estaba con Chacho en el Frente Grande?

Aun cuestionando la posición de los Kirchner en los 90 durante el debate por la privatización de YPF, debería poner esa posición en contexto, ubicar al gobernador como gobernador, con sus responsabilidades y necesidades de la época, y atender toda otra serie de variables de análisis que existen en la política real. Probablemente concluiría, igualmente, que, en mi opinión, estuvo mal. ¿Y entonces? ¿Qué relevancia tiene ese juicio personal, hoy, en 2012, para analizar las políticas del gobierno de Cristina, y antes el de Néstor, en lo que se refiere al desarme del modelo instaurado por el menemismo? En mi opinión, fuera del interés histórico, aporta poco y nada. Y sería un acto de arrogancia.

Lo que importa, hoy, es que el país puede recuperar YPF. Quizás la mejor virtud del kirchnerismo sea, justamente, lo que le señalan como contradicción: esa capacidad de sorprendernos haciendo buena  parte de las cosas en las que siempre creimos, esas cosas que creíamos que harían otros que no se animaron, esas cosas que hasta ayer pensábamos: “¡Qué bueno que sería! Pero no se van a animar…”. Se animan, nos corren el arco de lo posible, nos hacen querer un poco más.

Si mañana Cristina se anima con la despenalización del aborto, ¿van a recordarle que alguna vez dijo que estaba en contra?

Yo no".

Bruno Bimbi (33) es periodista, profesor de portugués, máster en Letras por la Pontifícia Universidade Católica do Rio de Janeiro y doctorando en Estudios del Lenguaje en la misma universidad. Actualmente coordina la campaña por el matrimonio igualitario en Brasil. Es activista de la FALGBT y autor del libro “Matrimonio igualitario” (Planeta, 2010). Escribe el blog Tod@s en la web de TN.

Para seguir leyendo




13 comentarios:

  1. Muy de acuerdo con Bimbi.
    Eso que dice respecto a Kirchner gobernador es uno de los argumentos a los que suelo apelar desde que empezó a merodear la arena política la nacionalización de YPF: no es lo mismo ser Presidente que gobernador. Éste último puede sustentarse en lógicas que sean nocivas para el país en general pero positivas para su provincia en particular. Claro, después, cuando quiera dar el salto, eso será recordado y hay que hacer equilibrio entonces. Basta mirar a Macri hoy, oponiéndose a todo porque "debe" oponerse; pero así hace más chiquita su figura política.
    La política es jodida, sucia, fea y mala, pero es lo único que tenemos a mano para enfrentar al poder del dinero. Y es lo más a mano tienen los ciudadanos para intentar incidir en la realidad. Como dijo el buenazo de Churchill: "La democracia es el peor sistema de gobierno diseñado por el hombre. Con excepción de todos los demás".

    Abrazo de gol de Trezeguet.

    ResponderEliminar
  2. Me impactaron los dichos de Aron; especialmente el primero. Me lo llevo a la mesita de luz.

    ResponderEliminar
  3. Raymond Aron era un capo, un liberal al que nos vendría bien cambiar por los Mariano Grondona locales. Me gustó esta nota de Daniel Pliner:

    http://www.lanacion.com.ar/1465994-cristina-comenzo-a-gobernar

    ResponderEliminar
  4. Eduardo Reviriego19 de abril de 2012, 5:59

    Me parece que los archivos noventistas -los setentistas no existen- del matrimonio kirchner pueden ayudar para poder comprender que, en la realidad, a los kirchner poco le han interesado el autoabastecimiento, el nacionalismo petrolero y demás yerbas energéticas. Lo dicho no significa que sean políticos pragmáticos, como era el General, sino que a mí entender gobiernan teniendo en vista en el horizonte el próximo acto eleccionario. Más allá de las elecciones del 2013, no se vislumbra nada. Entre acto y acto eleccionario fortalecen su poder y hacen buenos negocios. Debido a ello, Repsol era el gran inversor y la familia Eskenazi demostraba la capacidad de gestión de los argentinos, hasta ayer. Hoy ambos han sido tan malos gestores, que es muy posible que cuando se formalice legalmente la expropiación, no solo no habrá que pagarle indemnización, sino que nos quedarán debiendo.-
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Ojo Eduardo, yo no soy un optimista a toda prueba. La cagada que hizo Menem (entre otros) sigue teniendo consecuencias... ya no se puede volver el tiempo atrás. Si hubiesen seguido, se me ocurre, el modelo Petrobrás, hoy esto no pasaría. En los noventa se podría haber privatizado parcialmente, conservando la mayoría estatal, y convocar a empresas inversoras entendidas en el tema petrolero.... pero el turco nos cagó.
    Valoro la medida como primer paso, más allá del pasado. Luego sí, si uno quiere hacer un juicio histórico o escribir la biografía de Kirchnerr (la de Walter Curia está bastante bien, creo que la leíste) es otra cosa. No digo que no mirar el pasado no tenga sentido. No hago un análisis histórico ni puedo prever lo que van a hacer porque no soy un entendido.
    En principio, admito que desconfío de la capacidad de De Vido. Creo que la exploración de un pozo petrolero por parte de Apache, costó como 60 millones de dólares. Y cuando uno explora un pozo, tenés que hacer la prospectiva, la exploración, para saber si mediante técnicas sísimicas especiales y etc., te permite asegurar una alta probabilidad de que haya petróleo. Y eso te puede traer problemas, el pozo se dispara... e incluso corrés el riesgo de que la alta probabilidad no se dé. En fin, se vienen tiempos difíciles, sin duda. Mi optimismo no es "seisieteochesco". Y no agrego más peros... en general la medida me pone contento, pero con reservas.
    Saludos!!

    ResponderEliminar
  6. No sé si me expresé bien: la mecánica de extracción cuesta mucha guita, pero generalmente la prospectiva (que siempre tiene riesgos) creo que cuesta más. Se necesita mucha mucha guita. Igualmente en el tema YPF tengo muchísimo más para aprender que para aportar. Por otro lado, los españoles, con Aerolíneas Argentinas, han hecho desastres. Y Repsol tampoco fue un ejemplo de capitalismo serio y responsable.

    ResponderEliminar
  7. PD: no puedo dejar de lado la honestidad intelectual. Existieron incoherencias, que duda cabe. Lo de De Vido y otros fue un volantazo difícil de defender. Pero ya está, habrá que ver qué nos irá deparando al futuro.

    ResponderEliminar
  8. Eduardo Reviriego20 de abril de 2012, 7:35

    Rodrigo Herrero:
    Me parece que en el tema de YPF hay demasiado circo, o fascismo, ¿como dice Abraham?, y me estoy refiriendo al acto en el salón de las mujeres (¿para cuando el de los hombres?)y el contenido del discurso. ¿Por qué lo digo? Porque el proyecto de ley poco tiene que ver con una estatización o nacionalización. La nueva YPF seguirá siendo una sociedad anónima, no estatal, y que al escapar al control de los organismos correspondientes, podrá convertirse en una caja negra y un dador de empleos para los muchachitos, como Aerolíneas, con la que Kicillof la comparó en acto fallido.
    Por supuesto te doy toda la razón en que aún falta mucho camino para transitar. Espero que YPF no se convierta en el gran empleador (más de 50000 empleados supo tener, la mayoría cómodamente instalados en la capital)y pagador de los crónicos déficit del Estado, como lo fue antes de privatizarse.
    Puede que la solución sean los capitales chinos, que ya están instalados en la Patagonia. Veremos.
    Saludos.-

    ResponderEliminar
  9. Excelente articulo, para seguir pensando en esta realidad histórica que nos toca,esta compleja herramienta que es la politica.
    Gracias, y saludos

    ResponderEliminar
  10. Decís que te trataron como un pelotudo...será porque lo sos:
    http://www.youtube.com/watch?v=A8ge9L1BGi8

    http://www.youtube.com/watch?v=7podExWyOMQ

    Te podés meter tooooooooooooodo lo que escribiste en el orto, pero bien en el orto. Mirá esos dos videos y date cuenta de lo pelotudo que eras en 2012 y lo pelotudo que seguramente seguís siendo en 2014, pedazo de sorete aplaudidor choripanero vago y camporista.
    Ah, me olvidaba, seguramente no vas a responder porque no tenés huevos. Cagón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja tomáte un valium anónimo! ¿Qué pretendés que te conteste?

      Eliminar